Sobre la construcción del estado de conocimiento para un proyecto de investigación

Este esquema resume aspectos clave del proceso de construcción del estado de conocimiento para una investigación en el campo de la educación y las ciencias sociales.

Consistencia en la investigación: contra la ocurrencia y la arbitrariedad

Uno de los mayores problemas en el proceso de investigación radica en la selección de las teorías y conceptos que guiarán al trabajo. Al respecto, muchos estudiantes e investigadores se guían por sus preferencias o gustos hacia una teoría o autor. Sin embargo esto no es adecuado; son las demandas del objeto, las preguntas que nos queremos contestar, los objetivos de conocimiento que perseguimos los primeros referentes para la elección conceptual. Nuestras preguntas tienen conceptos implícitos que requerimos explicitar, tensar y documentar desde diferentes perspectivas (triangular teóricamente), por ahí comienza el proceso de documentación conceptual. Más sobre esto en otra entrega.

La construcción del problema de investigación

En el campo de la investigación educativa, la construcción del problema de investigación representa uno de los pasos fundamentales en la producción de conocimiento nuevo y relevante. Para el caso de los proyectos de investigación realizados en los programas de posgrado, la construcción del problema implica la identificación de un aspecto crítico de la realidad educativa, del estado de conocimiento o de los debates teóricos que, desde la perspectiva del investigador requiere ser estudiado en detalle. En términos prácticos, esto implica hacer preguntas acerca de ese asunto problemático, formular supuestos o hipótesis al respecto, identificar los posibles precursores del problema y sus posibles consecuencias.

La redacción adecuada del problema generalmente incluye un ejercicio de problematización, no muy extenso, la formulación de una o varias preguntas a ser respondidas, la explicitación de objetivos de conocimiento, la identificación de posibles dimensiones de análisis, el recorte espacial y temporal del estudio; de aquí se construye la mirada teórica y metodológica. Por su parte, los investigadores más experimentados, con un capital intelectual, teórico y metodológico más consolidado pueden elegir arrancar desde otro frente, y aun así, el peso de las preguntas no desaparece.

Una advertencia para los novatos en la investigación educativa, que nos heredaron Ricardo Sánchez Puentes en el campo educativo, y antes Pierre Bourdieu y Gastón Bachelard en la sociología y la epistemología respectivamente, es que el problema no está dado ahí, inerte, el problema se construye, de la misma manera, el problema de conocimiento no es el problema empírico o teórico en sí mismo, tal como lo percibimos de primera instancia: es eso que miramos, que percibimos, pero mediado por la reflexión sistemática y el cuestionamiento constante. Aquí se va trazando la diferencia entre la primera intuición, las explicaciones de primera mano y el ejercicio organizado y sistemático de producir nuevo conocimiento.